4 Segundos – Peter Bregman

hqdefault
Estaba bajando por la calle Cuarenta y ocho, en el centro de Manhattan, cuando un hombre, vestido con un buen traje y unos zapatos relucientes, bien peinado y con un maletín de piel, me rozó al pasarme. Luego, le vi girar la cabeza y escupir un chicle.
Me fijé en el chicle para no pisarlo. Salió disparado más o menos a un metro frente a mí, rebotó contra un árbol y luego cayó rodando en la acera. Se detuvo justo debajo del siguiente paso que dio el hombre, que siguió caminando sin darse cuenta de que el brillante chicle azul se le había pegado a la suela de su zapato.
Me reí en voz alta.
Y luego me puse a pensar. ¿Cuántas veces nos ocurre lo mismo? ¿Cuántas veces hacemos algo creyendo que es en nuestro beneficio, pero al final se queda pegado a la suela de nuestro zapato, como un chicle? ¿Cuántas veces nos comportamos de una manera que es contraproducente?
Los objetivos básicos que todos queremos —relaciones satisfactorias, logros de los que enorgullecernos, éxito en el trabajo, ayudar a los demás, tener la mente en paz— son sorprendentemente fáciles de conseguir. Pero, en muchos casos, nuestros mejores esfuerzos para conseguirlos se fundamentan en hábitos y conductas que, dicho en pocas palabras, no funcionan.
No obstante, tengo buenas noticias: no es difícil solucionar este problema. De hecho, todo lo que necesitas, metafóricamente hablando, son cuatro segundos. Cuatro segundos es el tiempo que se requiere para respirar hondo. Esta breve pausa es todo lo que necesitas para darte cuenta de dónde te estás equivocando y cambiar de dirección un poco.
Y realmente quiero decir un poco. Las alternativas que voy a sugerirte en las siguientes páginas son increíblemente fáciles. Te proporcionarán los resultados que quieres y no deberás marear la perdiz incansablemente. Son formas de pensar, de hablar y de actuar —formas de ser— más sencillas que los comportamientos que probablemente has aplicado hasta ahora y mucho más eficaces. Requieren menos tiempo y energía.
Pero modificar nuestros hábitos no es algo fácil. Nuestras respuestas intuitivas son, por definición, intuitivas. Son hábitos que consideramos naturales y son difíciles de cambiar. Incluso si no funcionan, confiamos en ellos, porque es lo que conocemos. Cuando tenemos que hacer frente a una situación, es nuestra forma de reaccionar. Conocer una respuesta automática nueva y efectiva es haber ganado media batalla. La otra media es utilizarla en un momento de estrés. He escrito 4 segundos para ayudarte en ambos procesos.
Albergo la esperanza de que 4 segundos te ayude a superar todos aquellos comportamientos y hábitos perjudiciales. Aunque tal vez no desaparezcan completamente tus impulsos contraproducentes, espero que alguno de los consejos de estas páginas te ayuden a controlarlos y a desarrollar nuevos hábitos que favorezcan los objetivos que realmente quieres, para que tengas los resultados que buscas. Solo puedo suponer que el tipo con el chicle en la suela del zapato aún no se ha dado cuenta. Probablemente, todavía esté dejando una estela pegajosa y azul a su paso. Pero tú no tienes por qué.

Ir a descargar

Un comentario sobre “4 Segundos – Peter Bregman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s